miércoles, 24 de junio de 2015

Una retrospectiva a la obra de Bruce Timm (Parte 1)

La obra de Bruce Timm, al igual que la obra de Genndy Tartakovsky, sigue teniendo una fuerte influencia en la animación norteamericana actual, marcando un antes y un después en lo que a se refiere a las series animadas de acción y superhéroes, otorgándoles un carácter más maduro y complejo en comparación con sus precedentes de las décadas anteriores, siendo el más notorio de sus trabajos la excelente serie de Batman de los años 90. Timm inició su carrera trabajando para Filmation en la década de los ochenta, en la que trabajó en series como BlackStar, Flash Gordon, He-Man, She-Ra y El Llanero Solitario:

Paralelamente, Timm también trabajó para otros animadores, como Don Bluth, participando en la animación de la película The Secret of NIMH y el videojuego Space Ace, así como también en la realización de fondos de la serie G.I. Joe

Luego de intentar sin éxito encontrar trabajo en Marvel o DC comics (aunque llegó a realizar unos mini-comics de He-Man), Timm trabajó para la DIC, participando en series como Los verdaderos Cazafantasmas y los remakes ochenteros de El Show de Benito y Cecilio y El Super Ratón, participando también John Kricfalusi en estos dos últimos)
Fue a partir de 1989 cuando este animador se unió a la Warner, trabajando en la serie Tiny Toons.
A principios de los noventa, y en colaboración con Eric Radomski (con quien ya había trabajado en Tiny Toons) y el guionista Paul Dini, llegó finalmente la serie de Batman, coincidiendo con un período de tiempo (Comprendido a finales de los ochenta y principios de los noventa) en el cual este personaje iba retomando sus raíces oscuras hasta afianzarse la imagen que se tiene del mismo en la actualidad, gracias tanto a memorables cómics como El Regreso del Señor de la Noche, La Broma Asesina y Arkham Asylum: A Serious House on Serious Earth, así como también a las dos películas dirigidas por Tim Burton. Y desde luego, también esta animación contribuyó en gran medida a forjar la imagen de Batman de toda una generación. El piloto original de la serie fue un cortometraje de poco más de un minuto de duración, realizado en 1991 y que fue dirigido por el propio Bruce Timm y Eric Radomski
:
La nueva serie contó con una muy buen acogida gracias a su excelente guión, buenas actuaciones de voz, así como también su magnífica y oscura ambientación (obra de Eric Radomski) presentando una Ciudad Gótica de carácter atemporal, en donde los elementos modernos se mezclaban con otros propios de la Norteamérica de la década de los 30 y 40, ambientación propicia para las tramas detectivescas de la serie. Además de lo anteriormente mencionado, se introdujo un tipo de diseños de personajes muy singular, de carácter sencillo pero elegante, influenciado por los cómics de los años 50 y 60, las cortos de Superman hechos por los Estudios Fleischer, citando además como sus principales influencias artísticas a Jack Kirby, Harvey Kurtzman, Jim Steranko, Frank Frazetta y Alex Toth, entre otros. Aquí fue también donde tuvo lugar la primera aparición de la carismática asistente del Guasón, Harley Quinn, volviéndose tan popular el personaje que eventualmente fue incluida de forma oficial en el Universo de los cómics.
La serie contó con una secuela, “Las Nuevas Aventuras de Batman” (También conocida como Gotham Knights), que les dio más protagonismo a los aliados del hombre murciélago, siendo algunos personajes rediseñados, y también con un spin-off “Batman del Futuro” que estaba ambientada en el año 2039, la cual contaba con un nuevo protagonista, Terry McGinnis, quien era asistido por un anciano Bruce Wayne.
 

No hay comentarios: