viernes, 3 de mayo de 2013

Foodfight!




Hay ocasiones en las cuales el proceso de realización de una película resulta ser mucho más interesante que la película en sí misma…Este es definitivamente el caso de la película “Foodfight!”, pensada originalmente para ser un estreno navideño del año 2003, pero que luego fue pospuesta para el año 2005 y terminó siendo exhibida finalmente en  Junio del año 2012.
Al parecer, durante el proceso inicial de la película (Aproximadamente a finales del año 2002 y comienzo del 2003) el director de la película, Lawrence Kasanoff (Quien es también fundador de la compañía Threshold Entertainment, la compañía responsable de producir las animaciones de Mortal Kombat y la película True Lies de James Cameron) reportó que los discos duros que contenían archivos del film en proceso de realización fueron robados en un acto de “espionaje industrial”.
Ya antes de que la película fuera producida, “Foodfight!” había sido criticada porque se consideraba que su premisa (En donde las diferentes mascotas de diferentes productos vivían en una ciudad de existencia paralela) hacía abuso de la publicidad por emplazamiento (cosa extraña, porque en sí, la mayor parte de personajes de la película son figuras bastante genéricas que difícilmente se pueden identificar como alguna marca conocida.)
A pesar de los esfuerzos de los productores de la película para hacer de este filme un estreno oficial, “Foodfight” tuvo solamente un estreno limitado en el Reino Unido en el año 2012, mientras que en otros países se lanzó directamente para DVD en el año 2013, recibiendo críticas bastante negativas de parte de quienes la vieron, haciendo hincapié con respecto a la pobreza de su animación, la poca originalidad de su argumento y lo inapropiado de muchos de sus chistes (Se supone que es una película infantil…Aunque a ratos no lo parezca demasiado)

LA PELÍCULA EN SÍ


“¡Es como Toy Story! Excepto que si la compras, tus hijos te odiarán por siempre.”
The Annotated Experiment

La verdad, yo creo que a la larga fue mucho más conveniente que “Foodfight!” se estrenase directamente para video.  De haberse estrenado en los cines, lo más probable es que los productores se hubiesen llevado un chasco similar al de la película “Delgo” (Un filme con el cual guarda más de una similitud) Y ciertamente, tiene toda la apariencia y presentación de un estreno directo para video (Aunque para ser honestos,  yo he visto películas de animación hechas para DVD con una calidad visual y argumental bastante superiores a las de este filme)



Aún teniendo en cuenta que el proceso de producción de la película comenzó en el año 2002, lo cierto es que su calidad visual es de lo más paupérrima, pareciendo más bien una animación de prueba inicial de aspecto inacabado (Y puede que así sea, considerando el asunto de los discos duros robados)
Sin embargo, los problemas de “Foodfight!” no se limitan a lo técnico. (De ser así, verla no resultaría una experiencia tan horrible) De hecho, es a nivel argumental donde se dan los peores tropiezos de la película, en la que se combina una premisa absurda (Y que nunca se llega a explicar del todo bien) estereotipos raciales (Porque ninguna película infantil está completa sin ellos, aparentemente) chistes sin gracia y referencias culturales mal usadas y que no llegan a convencer.



La trama de “Foodfight!” toma lugar, como muchas otras películas animadas, en una especie de microcosmos que existe paralelamente al mundo en donde los humanos habitan.  En esta oportunidad, dentro de este escenario existe una especie de mini-ciudad en donde las mascotas de diferentes compañías y productos viven, aunque no se aclara si es una especie de dimensión alterna, o si también forma parte del “mundo real”, ni cómo es que funciona la lógica extraña de este mundo ficticio. Al parecer, las mascotas de una empresa pueden influir directamente en la empresa en sí (Y también pueden hacerse cirugía plástica por lo que se ve) En todo caso, hay algo que nunca acaba de convencer del todo con respecto  a los planes de la villana y su motivación, ni el grado de efecto que podría tener en el mundo real.
                                                     Un bebé "humano" en "Foodfight!"
Y hablando de villanos…Por alguna razón en esta película se hacen una serie de paralelismos de dudoso gusto con el nazismo y el Tercer Reich, que dentro del contexto de la trama resultan casi comparables al uso de la tragedia del Titanic como trasfondo para un mockbuster animado protagonizado por animales parlanchines plagiados de películas de Disney (Y de Don Bluth) y un pulpo gigante.
No me queda claro cuál es exactamente el mensaje que esta película pretende transmitir, aunque se apega bastante al tan usado criterio según el cual el atractivo físico equivale a bondad y viceversa (Aunque se podría argumentar, que debido al espantoso estilo visual de esta película, dicho mensaje se pierde, puesto que aún los personajes que se supone son atractivos se ven horribles y grotescos)
    Gracias a "Foodfight!" nunca más volverás a ver a las chicas con orejas de gato del anime de la misma forma
Por lo demás,  a lo largo de las escenas de “Foodfight!” se puede observar una plétora de clichés propios de muchas películas de animación digital recientes (humor escatológico, referencias culturales, chistes “adultos” de carácter vagamente sexual, que dentro de la trama resultan ser bastante inapropiados e incómodos, como si originalmente “Foodfight!” hubiese sido planeada  para una audiencia totalmente distinta)


Todo esto hace que “Foodfight!” quede patente como el desastroso resultado de un mal uso de todos aquellos elementos que hicieron exitosas a muchas otras películas animadas (Como “¿Quién engañó a Roger Rabbit?” y “Toy Story”)  Pero en vez de convencerse solamente por lo que yo les digo, mejor vean la película y juzguen por ustedes mismos:

Francamente, “Logorama” hace un uso mucho más convincente y divertido de una trama similar.

3 comentarios:

Miquel Díaz dijo...

Es curioso... puedes tener una película de animación tradicional como The Princess and The Cobler guardada durante 30 años, estrenarla y que se vea fresca, por desgracia esto no es posible con las películas de animación CGI, envejecen muy rápido.

Alvaro dijo...

Bueno, sí...Pero los problemas de esta película no se limitan a lo técnico.

Hay una entrada en tumblr que muestra un poco como habría sido esta película a nivel visual de no haber sido robados los discos duros:
http://maxtaroisheretoo.tumblr.com/post/36132027017/its-fascinating-how-much-less-ugly-this-movie

Elisaul dijo...

¿Sabes que? Voy a verla. Necesito ver una pelicula mala y esta parece servir, sobretodo con lo que describes.