martes, 22 de marzo de 2011

Kung Fu panda: Los clichés bien utilizados



Si bien hoy en día se ve a Dreamworks como una de las tantas casas productoras que han tenido que vivir “a la sombra” de Pixar, lo cierto es que, en sus inicios, esta empresa se mostró como uno de los competidores más duros de vencer para la (en aquel entonces) todopoderosa Disney, la cual había dominado el rubro de la animación durante muchos años.

Éxitos como “El príncipe de Egipto”, “Antz” y “Shrek” contribuyeron a poner a esta empresa en la cima (Sobre todo considerando que por aquel entonces, la calidad de las producciones animadas de Disney había comenzado a decaer, y había más de un crítico que consideraba a las fórmulas usadas por esta compañía como “desgastadas” y excesivamente “blandas”…) El humor sarcástico y subversivo de “Shrek” (Así como su estilo narrativo, plagado de referencias culturales, secuencias de acción paródicas, y una banda sonora repleta de canciones rock/pop modernas en contraste con el carácter “clásico” de las melodías de las producciones animadas de Disney) fue una gran novedad en su momento, y su éxito comercial y de crítica contribuyó a que “la fórmula Shrek” dejase de ser la excepción para convertirse en regla: Desde entonces no han parado de surgir producciones animadas digitales, estando cada una de estas (inevitablemente) marcadas por la influencia de “Shrek”: Ahora, en cada película animada reciente, era inevitable que se incluyera por lo menos alguna referencia cultural, algo de humor escatológico, secuencias de acción slapstick (Así ninguna de estas viniera a cuento) el interés romántico para el protagonista que es autosuficiente y complemente segura de sí misma, y, claro está el héroe perdedor/ inadaptado que siempre termina salvando el día, y que aprende lo importante que es “ser uno mismo” o cosas por el estilo.
Desde luego, las nuevas producciones de Dreamworks no tardaron mucho en verse afectadas por este mismo efecto: Fue así como aparecieron una serie de películas formulaicas, en las cuales parecía querer repetirse a toda costa un fenómeno semejante a la “Shrek” original: “El Espantatiburones” “Madagascar” “Bee Movie” e incluso las secuelas de la propia Shrek fueron mermando lentamente la imagen de la compañía Dreamworks, al punto que hoy en día muchos la ven más como una empresa encargada de “fabricar” películas hechas para el consumo masivo en vez de procurar la creación un entretenimiento genuino para el público familiar…

Eso, y el hecho de que los personajes hacen unas muecas de lo más horribles y genéricas.

Por suerte, siempre hay excepciones a toda regla, y hay ocasiones en las que Dreamworks nos brinda más de una sorpresa agradable: Ese es el caso de películas como “Kung Fu Panda” en la cual, a pesar de estar presentes muchos de los clichés y fórmulas comunes en otras producciones animadas (Tales como la historia del perdedor inadaptado que se convierte en héroe, el personaje femenino independiente y asertivo, el mensaje de auto aceptación, sin mencionar la obligatoria inclusión de un elenco de celebridades y superestrellas de Hollywood para hacer las voces) resulta ser una película muy bien lograda y sumamente divertida, con un protagonista carismático y una historia que se desenvuelve de una forma más que satisfactoria a lo largo de sus 95 minutos de duración.

La historia, en sí, es bastante simple, y para muchos resultará más que familiar: Un protagonista torpe y considerado por los otros como “un perdedor” decide seguir sus sueños de grandeza y triunfo a pesar del escepticismo de los otros, hasta que finalmente, el surgimiento eventual de una terrible amenaza le permite probarse a sí mismo y salvar la situación, obteniendo así el reconocimiento que siempre había deseado.


No han sido pocas las veces que una película animada para público familiar haya acudido a una trama semejante: Desde películas como “Antz” y “Bichos: Una aventura en miniatura”, aquella fórmula del perdedor convertido en héroe ha sido usada una y otra vez con mayor o menor éxito. Se ha hecho tanto uso de ella, que en ocasiones resulta de lo más exasperante y tediosa (Como por ejemplo, en “Chicken Little” y “Happy Feet”) pero, de alguna forma, Mark Osborne(Quien anteriormente trabajó en Nicktoons como Bob Esponja y Kablam!) y Jonh Stevenson (Encargado del departamento de arte y animación de muchas de las producciones animadas de Dreamworks) se las ingenian para brindarnos una obra dinámica y amena, divertida de principio a fin, sin resultar tediosa en ningún momento. (Creo que contribuye en algo evitar la innecesaria inclusión de referencias culturales obvias, o de humor escatológico)




Asimismo, a nivel visual, “Kung Fu Panda” resulta ser mucho ser más interesante y atractiva que las otras películas de Dreamworks: No sólo hay una mayor variedad de color en los personajes y escenarios (La misma que permite que esta película posea una atmósfera más estilizada que la de los demás filmes producidos por esta compañía) sino que también el hecho de que todos los personajes sean animales(Y más importante aún, animales sin facciones humanas, como en el caso de “Bee Movie” y “El EspantaTiburones”) impide que los personajes (Con excepción del protagonista) hagan la horriblecara Dreamworks” (Ya saben, esa expresión facial a lo Eddie Murphy, con una ceja levantada y una ancha sonrisa)
El hecho de que los personajes posean características y movimientos más caricaturizados (En vez del pretendido realismo de “Shrek” o la abierta fealdad de cosas como “Megamente”) otorga un carácter más “ágil” y espontaneo a las secuencias de acción, o simplemente a aquellas que apelan al humor físico. Así, aunque la historia sea completamente predecible, el modo en que esta se nos presenta resulta ser convincente y efectiva.


Cuando vi “Kung Fu Panda”, me pareció un gran paso adelante para la compañía Dreamworks, poniéndose casi a la misma altura de su más duro competidor, Pixar. Lamentablemente, en el 2009, dicha impresión mía se disipó al ver “Monsters vs. Aliens” la cual, sin ser necesariamente mala, no llegó a satisfacer las expectativas del público, quedándose solamente en la medianía genérica de películas como “Madagascar”. Y para colmo, esta película fue la que introdujo una horrible estética para las futuras obras de Dreamworks, como por ejemplo, “Megamente” y “Como entrenar a tu Dragón”…Las cuales marcaron un fuerte retroceso en relación con los logros alcanzados por “Kung Fu Panda”.

Para este año, se ha programado una secuela de esta película. Esperemos que, cuando menos, este a la altura de la original. En todo caso, se ve más prometedora que el spin-off de Shrek, la película del Gato con Botas…


4 comentarios:

Elisaul dijo...

Me declaro fanatico de esta pelicula. En especial me gusta el villano: es malvado, agil y su motivacion, de hecho, tiene sentido; muy raro comparado con otros villanos del mundo del cina familiar.

Debo decir que "Rango" tambien cae mucho en los cliches pero aporta creatividad y estetica, creo que eso hace que esta clase de peliculas funcionen.

Miquel Díaz dijo...

Kung Fu Panda es lo único que me ha gustado de Dreamworks desde Shrek 2. Si bien la historia es más de lo mismo, el diseño está bastante bien, pero creo que donde supieron darle en la diana fue al realizar una buena dirección.

Si los chistes son flojos suéltalos a toda prisa uno tras otro, si los personajes no tienen profundidad hazlos atractivos y enrédalos entre ellos, si la história ya la conocemos preséntala de forma original, hay trucos para reciclar una fórmula que se ha usado demasiado!...

..Pero ésto no es una solución, si Dreamworks no mejora sus guiones, quemará al Panda, al igual que quemó a Shrek y a Madagascar.

Alvaro dijo...

Sí, yo también espero que "Kung Fu Panda" NO se vuelva la "nueva Shrek" de Dreamworks...

Mely dijo...

Pues lamento mucho no coincidir contigo en esta ocasión...me parece más de lo mismo. Simplona, infantiloide (Pero estaremos de acuerdo en que hay CINE infantil, y ¿cine? infantil), y el hecho de que existan películas aún peores, que las hay, no la hace mejor.
Para pasar un rato ameno sin comerte mucho la cabeza, está bien, riéndote de las típicas patochadas...pero no veo nada más. Y ésto ya será una manía personal, pero mezclar animales con las artes marciales me da mucha grimilla.
Por último, no sé como es en tu país, pero en España el doblaje es la gota que colma el vaso en esta película (Y en muchas más)...

Un saludo =) =)