sábado, 8 de mayo de 2010

Gandahar: El poder de la imaginación




La obra del animador francés René Laloux es una de las más impactantes y poderosamente imaginativas de toda la historia del cine: Cada una de sus obras nos introduce dentro de mundos maravillosos y terribles, magníficas pieza de fantasía desbordante en las que la magia y el surrealismo se mezclan con una ciencia ficción de lo más sorprendente.
Ya desde sus primeros trabajos, este realizador dejaba patente su universo propio, poblado de las más fascinantes criaturas, aunque también de los más terribles peligros y muy, pero muy extrañas situaciones.
Laloux, como Jodorowsky, es un cineasta de ideas, y estas ideas quedan poderosamente grabadas en el espectador, aún a pesar de algunas limitaciones técnicas.
Con esto no quiero decir que las animaciones de Laloux sean malas: De hecho, este animador era muy meticuloso y detallista en la creación de sus mundos personales (Para lo cual se valió en más de una ocasión de la ayuda del dibujante de cómics Moebius, con quien hacía una muy buena dupla) De hecho, si hacemos comparaciones con el producto actual, son en realidad bastante pocos los realizadores que llevan su imaginación y conceptos visuales al punto al que lo llevó Laloux: Si la animación es un medio intrínsecamente visual, Laloux supo valerse de ella para crear un universo imposible de reproducir en películas de acción real.
En “Gandahar”, su último largometraje, se nos presenta un planeta fabuloso, en donde no existe un solo lugar que no tenga respuestas que ofrecer: Es un ecosistema único, poblado con una fauna y flora asombrosa proveniente de la imaginación de los artistas y realizadores, pero que se hace posible a través de la animación.
Quizá, en estos tiempos, con el avance de la animación digital, puede que al espectador moderno le parezca un tanto deslucida el aspecto de las películas de Laloux, y los movimientos de los personajes un tanto lentos y poco fluidos…Pero los diseños y la trama son tan imaginativos, que estos trascienden más allá de sus limitaciones, resultando vigentes en toda época y contexto, con una trama magníficamente irreal, sólo comparable a nuestros más locos sueños.

Hemos establecido antes una comparación entre Jodorowsky y René Laloux: De hecho, existe más de un punto de contacto entre estos dos realizadores, más allá del hecho de que los dos hayan trabajado con Moebius: No es de extrañar que Laloux haya intentado realizar una adaptación de uno de los cómics de Jodorowsky “El Incal”, un proyecto que lamentablemente nunca llegó a concretizarse.
Tanto en la obra de Laloux como en la Jodorowsky está presente un fuerte elemento transgresor (Con algo más de sutileza en el caso de Laloux) unido a una sensibilidad muy especial, que nos brinda trabajos muy hermosos, a la par que impactantes.
También existe cierta fijación por lo grotesco, una identificación plena con los marginados, aquellos a quienes un conjunto social determinado considera como “monstruos”, dándoles un carácter benigno y redentor: Por ejemplo, en “El Topo” son las personas deformes que viven bajo tierra las que salvan al protagonista; mientras que en “Gandahar” son los mutantes que viven escondidos y con horror a sí mismos lo que permiten la supervivencia de la vida en el planeta, y quienes contribuyen a la erradicación del mal.
En cambio, aquellos que ostentan el poder, son a menudo personajes crueles, corruptos: El temible ejército de hombres de metal en “Gandahar” no conoce la piedad ni las emociones, sino que predica la destrucción de la civilización existente en dicho planeta, basándose en argumentos que critican el hedonismo, pero que en realidad encubre un orden meramente utilitario, en el cual los hombres de metal no son más que recolectores de alimento para un extraño ser al que veneran como su dios.
Esta metáfora de la deshumanización le sirve a Laloux para tejer una grandiosa trama en la que se involucran profecías, viajes en el tiempo y combates épicos: Si bien en esta obra hay cierto eco de trabajos como “Duna” Laloux tiene suficiente visión artística para usar estos elementos de forma sorprendente e impredecible.
En “Gandahar” nada es lo que parece y aún los elementos inertes pueden estar dotados de vida y de poder, un poder que no es constante y fijo, sino que va cambiando, transformándose en cosas distintas conforme la trama avanza. Incluso el flujo del tiempo es manipulable en esta historia, brindándonos una serie de paradojas y hechos desconcertantes, cobijados en la misteriosa profecía que es el principio y fin de la historia…
No queda más que decir, excepto que “Gandahar”, así como toda la obra de René Laloux, está más allá de todo convencionalismo y clasificación, y que la integridad artística demostrada por este animador perdurara a través del tiempo, bien sea a través de sus vívidas imágenes, o bien por lo onírico de sus tramas. La técnica puede envejecer, pero la imaginación no conoce límites.



1 comentario:

Omar Vidal dijo...

Ya logre ver la peli completa y sip es una peli muy interesante y relfexionativa ya por si peli para adultos sobre un futuro de diferente ecologia y seres vivos claro q la peli tiene defectos por su extraña animacion siendo fluida es es demasiada lenta y carente de accion y dinamismo algo tambien son los personajes son algo planos, pero no juzgare de los extraños criaturas y la trama en si como el supuesto villano principal son contextos clave de Rene Laloux ase unas pelis con toda una imaginacion distinta a las ideas de los gringos y japos q con algo mas violentas y recargadas de estetica pero falta de subtancia, esta ultima peli aun pudisese aver tenido una animacion como la de Tygra fuego y hielo al menos hubiese sido memorable pero aun asi esta peli si deberia reconcoerse como ORIGINAL Y MUY INFLUYENTE ya q de esta UFF cuantas pelis se abian plageado de este grna director, es una peli por Rene q si tiene unos trabajos muy interesantes pero muy escasos nunca entendi asta el lecho de su muerte por q no se animo en acer mas pelis animadas de tan increible imaginacion, ojala q en el futuro jovenes y directores valoen mas sus obras de este Surreal Genio Frances