martes, 11 de mayo de 2010

Cars "La Oveja Negra" de Pixar



La obra de Pixar es una de las más logradas dentro de la industria animada mundial: Son realmente pocas las compañías que han sabido mantener un estándar de calidad tan alto en todas sus obras, y menos aún las que se han ganado simultáneamente el aprecio de la crítica especializada y el público.
Cierto, también existen los detractores (Como Armond White, pero ya sabemos que Armond White es como Milhouse: No cuenta) pero lo cierto es que Pixar se tiene más que merecida su buena reputación. Ha sido un largo camino desde sus cortos ochenteros, y también sus realizadores han tenido que aprender a través de las críticas y el error. Aún sin Disney, Pixar seguiría siendo exitosa, no por la grandiosidad técnica de sus animaciones (Las cuales por cierto son increíbles) sino por la brillantez de sus tramas. Y, considerando los últimos filmes del estudio Disney (Exceptuando, quizá a “La Princesa y el sapo”), tal parece que es Disney quien necesita más a Pixar.
Sin embargo, el camino del éxito no es precisamente un lecho de rosas: Hay veces en que es más difícil mantenerse a la cabeza, que llegar allí en primer lugar. No sólo se trata de un requisito autoimpuesto por los trabajadores de dicha compañía, sino también el público parece exigir que cada nueva obra de Pixar sea mejor que la anterior.
Pixar no tiene miedo a este desafío: Están los que dicen que sus obras ya no son tan “honestas” como las primeras películas, pero el estudio no duda en experimentar con nuevas tramas y técnicas en cada una de sus nuevos trabajos. Y eso, en un contexto como el actual, es algo que se agradece profundamente.
Y, pensándolo bien, parece haber cierta inevitable malicia en los comentarios que circulan por el Internet, acerca del inminente “fracaso” de la obra futura de Pixar. Es como si algunas personas quisieran que la compañía realizase una mala película, o al menos una que no sea un éxito comercial. Eso, hasta ahora no ha pasado. Pero ya conocen la típica tendencia de “si es popular ahora, ya no me gusta”.
En esta ocasión, valdría la pena repasar la que es considerada como la “peor” película de Pixar, “Cars”… ¿Es de verdad tan mala como la pintan?
En el 2004, Pixar superó sus límites con “Los Increíbles”: Una película intensa, madura, y muy bien realizada, que superaba largamente a muchas películas de superhéroes de acción real. Este éxito atrajo la atención de un público de mayor edad, aunque también implicó un mayor nivel de exigencia de parte de los espectadores. Pixar había demostrado por fin su dominio sobre otras compañías de animación digital, como Dreamworks.

¿Podría, acaso, darse “el lujo” de hacer una obra más ligera, más “infantil” que “Los Increíbles”? Cuando “Cars” fue anunciado en el 2006 (Un año bastante malo para la animación, por cierto) las expectativas no eran muy altas. Para muchos, esta obra representaba un “paso atrás” con respecto a “Los Increíbles”.
¿De verdad es así? ¿Acaso en “Cars” no hubo nada de experimentación, nada de humor adulto? Yo pienso que la producción de esta película implicó tanto (O quizá más) esfuerzo que “Los Increíbles”: Estamos hablando de una película sobre AUTOS. AUTOS VIVIENTES. Máquinas sin vida, humanizadas. ¿Podría funcionar un concepto así? Digo, hay gente a la que los autos le gustan mucho. Pero yo no soy uno de ellos.
Y esta película NO me decepcionó.


Si consideramos que A) No sé casi nada de autos y B) No me interesan las carreras de autos en lo más mínimo, de alguna forma esta película logró capturar mi interés de principio a fin. Y por “alguna forma” me refiero a que usó un humor inteligente, sutil, propio de las otras obras de Pixar.
¡Sí, el humor de “Cars” es inteligente! De alguna forma, un concepto tan difícil de asimilar como el de los autos humanizados resulta muy bien en esta película. Y de hecho, su carácter resulta mucho más disfrutable y sutil que el humor burdo y facilón de su competidora directa “Happy Feet”, una película que parece no saber muy bien a qué público iba dirigida, pero claro, al tener un mensaje “políticamente correcto” (Por no decir manipulador) terminó ganando el premio de la Academia.

Para el 2006, el concepto del héroe incomprendido y tímido que salva al mundo ya se había vuelto terriblemente trillado. Y molesto. Sin embargo, para algunos, este concepto todavía daba para más (Ejem, Ejem, “Happy Feet” otra vez) “Cars” intentó algo distinto: Poner de protagonista a un personaje vanidoso y egoísta, que no buscaba la “aceptación de los otros” sino su propia realización personal. Claro que al momento de llegar al clásico pueblito norteamericano, cambiaba su manera de pensar y revisaba sus valores, de una manera similar al de la película “Hechizo del Tiempo” (Harold Ramis, 1993) Una trama sencilla, sin muchas sorpresas. Para serles sinceros, yo prefiero una trama simple y poco ambiciosa, pero HONESTA, que un producto pretencioso y forzado (Y esta vez no sólo me refiero a “Happy Feet” sino también a “Battle for Terra” y algunas series anime que prefiero no mencionar)
El personaje que se roba la película es Mater, el camión oxidado (Con la voz de Larry the Cable Guy, un comediante norteamericano especializado en encarnar estereotipos…Créanme cuando les digo que el camión Mater es su personaje más logrado y complejo) mientras que el resto del elenco queda muy bien en sus roles. Mención aparte merece Paul Newman como Doc Hudson, su último gran papel.
Tal vez “Cars” no me decepcionó, porque yo no esperaba que fuera algo como “Los Increíbles”, sino un producto de calidad, bien hecho. Y en este aspecto, mis expectativas se vieron más que satisfechas.
A veces da la impresión de que “Cars” es una suerte de chivo expiatorio, el inevitable fallo que se busca en todas las cosas. A falta de una “peor” le tocó cargar con todas las críticas que no reciben (Ni tampoco merecen) las otras películas de Pixar. Pero “Cars” tampoco las merece.
En este año, hay una gran expectativa con respecto a “Toy Story 3”: Hay quienes creen que será un éxito, otros que será un fracaso…Yo no pienso que “el futuro” de Pixar esté “en juego” a raíz del éxito o fracaso que pudiera tener esta tercera parte. Lo que se ha logrado es una obra entrañable e imborrable en los corazones de los espectadores. Pixar no se duerme en sus laureles. No tiene miedo en ir “más allá”, en explorar en terrenos nuevos… (Aparentemente Andrew Staton estaría haciendo la primera película de acción real producida por Pixar) Un “fracaso” como “Cars” aún está muy por encima de los éxitos de Dreamworks y Bluesky.
Pixar seguirá a la cabeza, mientras las otras compañías no dejen de subestimar a su audiencia primaria, y se atrevan a correr los riesgos que se toma la gente de Pixar. Algunas veces, el chispazo del éxito también brillará para ellos: Todos tenemos nuestros momentos de inspiración, genialidad. Pero mantener encendida no una chispa, sino antorcha de genialidad como lo hace Pixar, resulta una hazaña muy difícil de igualar.
¿Se animará alguien a aceptar el desafío?

3 comentarios:

Aladar dijo...

Cars me decepcionó tanto que no la volví a ver nunca mas. Y eso que la tengo en DVD, por coleccionismo, pero nada mas, porque sigue en su plástico envuelta.

Yo no esperé jamás que Cars superase a Los Increíbles. Lo que en realidad pasó fue que me aburrió muchísimo. No me caían bien los personajes. Estaba deseando que se acabara la película. Sin embargo, creo que artísticamente es muy imaginativa, y técnicamente es una pasada, hay que admitirlo.

Miquel Díaz dijo...

Cuando vi el trailer de Cars pensé... Que cosa más mala!

Luego vi la película casi por casualidad, vi una história que era un tópico del cine de série B, sí, pero que estaba bien construída, y con algunas escenas como el paseo por la carretera vieja o el flash-back de Radiador Springs en los años 50 que me parecieron memorables. Y lo mejor de la película: te hacen estar pendientes de "a ver que tipo de auto utilizan como estereotipo de cada personaje", El Doc haciendo de Paul Newman o los autos tunning con spoilers y neones haciendo de gangsta' rappers me me hicieron mucha gracia XD.

Fue un paso atrás? Más bien fue una producción más barata que los increibles o Buscando a Nemo. Que pasa? Pixar no tiene derecho a hacer producciones más baratas?

No me parece mala esta película, sobretodo si tenemos en cuenta que a los niños de entre 3 y 8 años les encanta, y si he de elegir a una película de Pixar como mala, es Bug's Life, una película prácticamente olvidada a estas alturas y que francamente, no le veo aliciente.

Alvaro dijo...

Aparentemente, dentro de unos años saldría la secuela de "Cars": ¿Logrará superar a la original?
Miguel, yo también pienso que "A Bug´s Life" es la película más "débil" de Pixar, pero aún así no me parece necesariamente mala.