viernes, 23 de abril de 2010

Earth Girl Arjuna: El sufrimiento de la tierra, el sufrimiento de una joven


“Arjuna” es una de las más bellas e incomprendidas series anime que se hayan realizado. Injustamente vista como “la versión anime de El Capitán Planeta”, lo cierto es que esta animación consigue tratar el tema de la devastación ambiental con mucha más madurez, belleza e intensidad que otras animaciones de este tipo.
Creada por Shôji Kawamori (Quien es además creador de Macross Plus y Escaflowne) esta poética serie podría considerarse dentro del género de las “chicas mágicas” (Con transformación incluida) pero, al contrario de lo que podría pensarse, esta serie dista mucho de ser ligera e infantil, sino que más bien es una de las más vívidas y conmovedoras reflexiones con respecto a lo que nosotros, los seres humanos estamos haciendo con este mundo.
Arjuna empieza como una historia de amor (Y lo sigue siendo, a pesar de los elementos fantásticos) una de las más hermosas, sensibles y cautivantes de todas las que el anime nos haya ofrecido alguna vez.
Juna Ariyoshi, una joven común y corriente sufre un accidente en compañía de su novio, Tokio. A raíz de ese accidente, Juna es capaz de sentir el sufrimiento de la tierra, tanto de los animales, plantas como el de los seres humanos. Un misterioso personaje llamado Chris, el cual ofrece salvar su vida a cambio de que proteja a la tierra de su inminente destrucción, la cual se manifiesta a través de unos seres extraños, llamados Raaja, que en cierta forma, son una manifestación del desorden ecológico y el resentimiento de los seres vivos.
La serie oscila entre la paz y la tensión, la belleza y lo terrible. Arjuna se convierte en la protectora de la tierra, y al entrar en sintonía con ella, se vuelve consciente del malestar de cada uno de los seres vivos, aun los más insignificantes. A raíz de una serie de tremendas visiones, a la joven se le hace cada vez más imposible vivir en medio de la sociedad moderna, una vez reconoce en ella factores que ocasionan terribles desordenes, injusticias, alienación y muerte. Esta visión, muy cercana al panteísmo, no es compartida por Tokio, el cual se mantiene fiel a Juna, aunque cada vez le es más difícil comprenderla. Y ella, a su vez también tendrá problemas para demostrarle la trágica situación que experimenta el mundo.
Es fácil ver porque “Arjuna” tiene tantos críticos y detractores: Esta no es una serie de evasión y entretenimiento, sino que busca hacer pensar a los espectadores en diversos aspectos de la realidad que más de una vez preferimos olvidar, porque pensamos que la vida se nos haría insoportable (Como por ejemplo, ¿Cómo comer en exceso sabiendo que en el mundo hay millones que mueren de hambre?) Para algunos, gran parte de la ideología de esta serie sería inaceptable: Sin embargo, también estos detractores tendrían que reconocer la belleza en la que estos pensamientos son expresados.


En “Arjuna” se hace una dura crítica a la visión utilitarista de la vida, basada en el exceso y el desorden: Al romperse el lazo con la naturaleza, las personas pierden aquello que precisamente les hace ser humanos, aunque no sean conscientes de ello (Y esto hace que la protagonista choque con sus amigos y su familia) En función de la comodidad, más de una vez se permiten toda clase de injusticias, desordenes, violencias y demás horrores.


Sin embargo, esta no es una serie pesimista, sino que al igual que en “Nausicaa” de Miyazaki, al final se produce una redención; restableciéndose el orden natural. Los mismos agentes de la destrucción son los que al final ayudan a preservar la vida: Juna no derrota su enemigo, sino que lo comprende, y lo acepta, y esto es lo que precisamente le ayuda a cumplir su misión. Esta fuerza (La bondad y la comprensión) es la misma que permite salvar al mundo, y darle un mejor futuro a quienes habitamos en él.

Y por cierto, la banda sonora hecha por Yokko Kanno es magistral, como siempre.

2 comentarios:

mantenientoryb dijo...

Hola Alvaro, no se si recuerdes una serie de finales de los 80s bionic six aqui el intro

http://www.youtube.com/watch?v=UK0KwM0FCwI

La serie era sobre una familia de superheroes con unas aventuras en tono camp de hecho diriamos que es un ejemplo de lo que 2 decacadas mas tarde seria los increibles de pixar, sus villanos mas que parecer serios oponentes eran cliches comicos con no otro fin que ser el elemento humoristico del programa, pero con todo los temas de fondo en cada episodio los trataban muy seriamente.
Choques generacionales, opulencia de pocos contra la pobresa de muchos, paradojas temporales, los efectos de cuando una sociedad la comunicacion se degrada y es imposible despues preservar la civilizacion bueno pues era muy interesante por el tratamiento que le daba a las aventuras.
En una de esas trataron el caso de chico que vivia como hermitaño poseia grandes poderes incluso de devolver la vida a los muertos (Fruto de un experimento fallido al intentar manipular una energia vital) pero con un doloroso efecto secundario, ya que sus poderes provenian de una energia vital del planeta los dolores y afecciones del planeta tambien los padecia y solo alejandose de la civilizacion podria mantenerse en paz y si, en el episodio se mostraba al igual en Arjuna los terribles efectos que el planeta padece debido a la actividad humana (Aunque claro sin pasarse ya que era un show principalmente dirigido a niños) por eso mientras leia tu post recorde este episiodio.
No conocia esta serie Alvaro asi que la buscare por lo que cuentas se oye muy interesante.

Alvaro dijo...

mantenientoryb: Me acuerdo de "La Familia Biónica" (Bionic Six) recuerdo cuando yo era niño me gustaba mucho. También recuerdo el episodio que mencionas, aunque vagamente. Me llamaba la atención su estética, que se asemejaba al de las series anime (Luego de que me entere de que la animación se hacía en Japón)
Me pregunto que impresión tendría en mí si la volviera a ver ahora.