lunes, 20 de julio de 2009

Los cortos de los hermanos Quay


Si bien el genial animador Jan Svankmajer no es muy conocido en Latinoamérica, su obra ha influido en cineastas como Tim Burton, Terry Gilliam y Jean-Pierre Jeunet.
Sin embargo, la fama de estos directores amantes de lo extraño ha acaparado la atención de los cinéfilos, por lo que el trabajo de otros discípulos aplicados de la escuela del animador checo han pasado desapercibido casi por completo.
Me refiero a la obra de los hermanos Stephen y Timothy Quay, dos exponentes muy interesantes de las películas de marionetas y del cine de animación en general.
A través de un amigo, pude adquirir un video que reunía una colección con sus mejores cortometrajes, en los cuales se puede admirar plenamente el talento e imaginación de estos cineastas gemelos.
La colección incluye los siguientes títulos:

1979 - Nocturna Artificialia
1984 - The Cabinet of Jan Svankmajer

1985 - Street Of Crocodiles


1985 - This Unnameable Little Broom (The Epic of Gilgamesh)

1988 - Dramolet po Ciribiliju

1988 - Rehearsals For Extinct Anatomies
1990 - The Comb




1991 - De Artificiali Perspectiva (Anamorphosis)


1992 - Are we Still Maried?

1992 - Tales From The Vienna Woods
1993 - Stille Nacht IV (Cant Go Wrong Without You)
2000 - In Absentia

Sin duda, The Cabinet of Jan Svankmajer (Fantasioso homenaje a este maestro de la animación), Street Of Crocodiles y This Unnameable Little Broom, son los que resumen a la perfección el estilo de los hermanos Quay, mostrándonos paisajes oníricos, habitados por seres fabulosos, que sólo las más poderosas imaginaciones pueden concebir.
Cada cortometraje, así sea muy breve (Como por ejemplo, los 4 cortos conocidos como “Stille Nacht”) introduce al espectador en un mundo nuevo, único y fascinante, con seres y criaturas igualemente oscuras y desconcertantes.
Tenemos por ejemplo a “Street of Cocodriles”, una visión oscura y pesimista de un mundo decadente, pero que de todas formas atrae y cautiva, del mismo modo que lo hace The Epic of Gilgamesh (Título un tanto tramposo, considerando que en ella no hay nada relacionada con aquel poema sumerio) en el que cada escena es una prodigiosa obra de arte.
Y es precisamente este carácter oscuro y misterioso el que quizá distancie a una parte del público de estos cortometrajes. No dudo que algunos pueden considerar estos cortos como obras tediosas y altamente confusas, sin el menor significado.
Sin embargo, es en este punto en donde reside su mayor virtud, en la creación de un estilo y una voz propias, que pueden o no gustar, pero que son auténticas e inspiradoras, sobre todo considerando los montones de insípidas películas de animación que se estrenan cada año, revelando que este género también puede alcanzar el grado de arte y poesía del cine de acción real (Superando a muchísimas películas que supuestamente son obras maestras)
Los Quay también han realizado dos largometrajes: Institute Benjamenta, or This Dream People Call Human Life (1995) y The Piano Tuner of Earthquakes (2006), producido por Terry Gilliam.



Si te gustan las películas de Tim Burton y Henry Selick, o estás aburrido de las fantasías convencionales, esta colección es una opción muy bella y recomendable.

1 comentario:

Mark Rubio dijo...

Me los mirare otro dia con mas calma
=)

Tienes una sorpresa en mi blog!