miércoles, 29 de octubre de 2008

One Stormy Night-Arashi no Yoru Ni


Arashi no Yoru ni cuenta la historia de Mei, una cabra; y Gabu, un lobo; que, al meterse en una cabaña para resguardarse de la lluvia, se conocen y se hacen amigos, pero no logran verse las caras debido a la oscuridad. Por ello, deciden quedar al día siguiente, para encontrarse con que hicieron amistad con un miembro de la raza enemiga por naturaleza.

Sin embargo, acaban siendo grandes amigos, por lo que tendrán que pasar por todas las dificultades creadas por sus respectivas manadas, que no están demasiado contentas con la idea de que un lobo y una cabra sean amigos.


Aunque no soy muy aficionado al anime, ha habido màs de una pelìcula que rompe con los clichès habituales del gènero, siguiendo su propio estilo, logrando así crear historias màs personales que, digamos, clones de series como "Pokemon" o "Yugioh" (o en otras palabras, Dino Rey)

"One Stormy Night" se aleja del clásico estilo del anime, y se acerca más a las producciones de Disney (Guardando las distancias, claro) logrando una historia muy emotiva y enternecedora, pero al mismo tiempo, divertida y emocionante.
De hecho, la trama me recordó un poco a "El Zorro y el Lobo" (La cual también es muy buena película) si bien el modo en que se desarrolla la trama es completamente distinto.


Inspirada en una serie de libros infantiles de Yuichi Kimura, comienza con una secuencia un tanto oscura y violenta (o al menos, de lo que se esperaría de una producción infantil occidental) en la que vemos como la cabra Mei queda huerfána.
Sin embargo, y por fortuna, la trama consigue volverse más alegre en las escenas siguientes, balanceando los momentos dramáticos con humor y algunas reacciones caricaturescas, lo que le da cierto aire tragicómico. (Recuerden que en los animes, no necesariamente está garantizado un final feliz, aunque esté dirigido a niños)
La animación está muy bien trabajada, siendo muy fluida durante toda la película, evitando los molestos cambios de encuadre de algunas series de televisión que prefiero no mencionar.
Los diseños se ven muy simples y caricaturescos en comparación con otros animes, pero este efecto funciona muy bien para el tono de la historia, y en cierto modo, es bastante agradable ver animación un tanto más caricaturesca y expresiva en medio de tantas animaciones que buscan imitar a la realidad.
Pero lo más conseguido en la película son los personajes: Cierto es que la ingenuidad de ambos (La cabra y el lobo) parece un tanto cliché, pero de alguna forma, Gisaburo Sugii, el director, logra hacer que la historia sea convincente y emotiva aún en las partes más extrañas (Especialmente al final)logrando que estos persoanjes no sólo tengan aspecto "adorable", sino que también resulten interesantes y divertidos.
Puede que visto desde un punto de vista "de adulto", esta película resulte demasiado ingenua, e incluso rídicula. Es decir, una cabra y un lobo se hacen amigos....¿Qué lógica hay en eso? ( Si algún amigo te dice esto, preguntale tí que lógica tienen las películas como Rambo o 300) Pero para todos los que son capaces de disfrutar una hermosa historia sobre la amistad, creo que hallarán una agradable experiencia en esta película, demostrando que que en la variedad está el gusto.

No hay comentarios: