domingo, 16 de septiembre de 2007

Arthur y los Minimoys, decepción total.










Cuesta creer que una película en la que se invirtió tanto talento, dinero y tiempo, haya resultado en una obra de tan cuestionable calidad como esta.




si ya sé que es una película para niños, pero... de verdad, creo que se pudo haber hecho algo mejor, o al menos no tan soso y estúpido.




La verdad, nunca he sido un fan de Luc Besson. Su filmografía es bastante irregular, y la mayoría de sus películas son tan divertidas como olvidables. Pero "Arthur y Los Minimoys" puede ser su sentencia de muerte como director.




Creo que se sufrirá menos con esta película si no se espera mucho de ella. Y es que yo esperaba bastante de esta película, en parte por que las primeras imágenes me traían un grato recuerdo a"El Cristal Oscuro" aquella excelente cinta familiar de Jim Henson. Pero creánme, las bellas imágenes de los trailers son un anzuelo para meternos en una aventura sosa y trillada, que pese a ser tan corta, se me hizo interminable e insufrible.




Vamos por partes: las primeras escenas estaban aceptables, y el modo en que la película nos introduce a Arthur(Freddie Highmore) y su abuela(Mia Farrow) la cual cuenta a su nieto la fantástica historia de los Minimoys, unas criaturas similares a duendecillos. Sin embargo, la ídilica vida de Arthur se ve en riesgo cuando víctimas de las deudas, podrían perder su amado hogar.




Hasta allí, todo bien. Las actuaciones, muy decentes, el guión pasable, y la pequeña referencia a "Pulp Fiction", adecuada.




Sin embargo, es cuando Athur ingresa al mundo de los Minimoys cuando la cinta empieza a mostrar puntos débiles como fuertes.




Sin duda, la calidad visual de la película es una joya en sí misma, con las referencias a clásicos como Tolkien o Jim Henson. Pese a ello, apenas la misión empieza, vamos viendo la verdadera cara de la película.(´perdón si eso sonó muy dramático)




Bueno, creo que a estas alturas, ya todos nos acostumbramos a que haya en las películas animadas al menos un personaje molestoso que no para de hablar y que hace chistes malos a cada segundo. Bien.Ahora , si uno es un fastidio, piensen que esta película tiene al menos unos tres o cuatro. Y dos de ellos son la princesa Selenia y su hermano Betameche, quienes pese a ser criaturas hechas por computadora, pueden ser más molestos que cualquier mal comediante real.




Primero, por que no hay un instante desde que empiece la película en que se queden callados. Dos , por que apelan a los clichés más sosos del cine norteamericano: la amargada feminista que cree no necesitar a los hombres y el hermano científico loco obsesionado con las cosas raras.




Tercero, y claro está, la princesa tiene que enamorarse de Arthur luego de pasar discutiendo estupideces durante la primera hora de la película.Y dicha princesita parece un objeto de adorno. pues viste escasamente y se pasa toda la película haciendo una gran cantidad de gestos insinuantes y provocativos, los suficientes para que algún fanático religioso arremeta contra la película.(como si algún niño prestase atención a ese tipo de cosas)




Peor aún y de pésimo gusto son los malos clichés o estereotipos que van apareciendo conforme la película avanza, tal como el del personaje" italiano" con mucho acento, o la forzada inclusión del rapero Snoop Dogg(se ve horrible en esta película)




Los chistes son lamentables y faltos de imaginación, y creo que ya se venía venir que harían una referencia al baile de "Pulp Fiction" desde el comienzo.Ni siquiera la inclusión de David Bowie como villano logra salvar a la película de hundirse.




Bueno, tal vez en el epílogo se trata de recuperar el tono agradable del comienzo, pero por desgracia , el daño ya está hecho. De este modo, Luc Besson nos regala su peor película hasta la fecha, la cual lamentablemente pertence a dos de los géneros más infravalorados del cine: el familiar y el de animación , demostrando como se puede arruinar una buena idea por la búsqueda del éxito comercial.




No es de extrañar las malas críticas que recibió. La próxima vez le hago caso a Cinencanto.

No hay comentarios: